Más información en las etiquetas de los alimentos

 

 

images

Desde diciembre de 2014 las etiquetas de los alimentos que consumimos han empezado a incluir más información. Esto nos permitirá tener más claro qué comemos y cumplir un objetivo fundamental: que los consumidores estemos mejor informados para poder tomar decisiones.

El Reglamento Europeo sobre Información y Etiquetado de Alimentos (Reglamento europeo 1169/2011) pone en marcha un sistema obligatorio de etiquetado en toda la Unión Europea y a lo largo de los próximos dos años se irán incluyendo datos sobre ingredientes, composición, nutrientes, alérgenos y origen de alimentos  en las etiquetas de los productos que encontramos en nuestras tiendas.

Lo primero que nota el consumidor es que las etiquetas ahora tienen una letra más grande y nos informan de si el producto contiene alguno de los 14 alérgenos más comunes -ingredientes que pueden provocar alergias, como por ejemplo la lactosa, el gluten, la soja o los frutos secos-. También nos informan del tipo de aceite que contiene el alimento, no sólo mencionando que es vegetal, sino de qué planta se trata (oliva, girasol, palma…)

A partir de abril también se incluirán datos sobre en el origen de los alimentos. Además de en la carne de vacuno, como hasta ahora, se indicará en qué países son criados y sacrificados cerdos, cabras, ovejas y aves. Se mantiene la información en el origen de frutas, verduras, miel y aceite de oliva. En el resto de alimentos es voluntario hacerlo, a menos que su omisión pueda inducir a engaño.

Habrá que esperar a diciembre de 2016 para que las etiquetas incluyan obligatoriamente la tabla nutricional indicando al detalle la energía, grasas, ácidos grasos saturados, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal por 100g/ml.

Este reglamento ha sido bien recibido por las diferentes asociaciones de consumidores, aunque consideran que aún no cubre todas las necesidades y se queda corto en algunos puntos como, por ejemplo, en el tipo de letra que debería ser más grande. El hecho de que las bebidas alcohólicas queden exentas de incluir información nutricional y la lista de ingredientes; el que en los envases cuya superficie sea inferior a 10 cm2 solo estén obligados a indicar la denominación del producto, la cantidad neta, la presencia de alérgenos y  la caducidad.

Quedan pendientes definir varias cuestiones importantes: los valores de referencia en los productos para niños para poder calcular así las Cantidades Diarias Recomendadas (CDR) porque hasta ahora se emplean valores de adultos. Y la información que se incluirá en los productos que se venden a granel.
Otra cuestión negativa es que las trans se han dejado fuera del etiquetado.

Toda esta información afectará también a los restaurantes, así que para quienes tienen alergias o intolerancias comer fuera resultará más seguro y sencillo.

Otra cuestión importante son las dudas que han manifestado los comerciantes de mercados y hostelería a la hora de aplicar el reglamento.
En el caso del Mercado de la Esperanza, en Santander, los comerciantes demandan más formación para hacer las cosas correctamente.

Autor: AngelesfloR

Compartir este Post en
468 ad