Que el «Black Friday» no se convierta en un «black fruday»

black friday

El Black Friday ha alcanzado tales cotas de implicación por parte de empresas y consumidores, que la Policía se ha visto obligada a apelar al sentido común de estos últimos y ha lanzado una serie de consejos para comprar seguro.

El objetivo es que el Black Friday no se convierta en un Black Fraude: que en este día nacional de los descuentos la gente no se lance a comprar a diestro y siniestro sin leer la letra pequeña que acompaña a algunas de las oferta

Black Friday se ha instalado en nuestro país desde hace unos años para quedarse.
El también llamado Viernes Negro en nuestro idioma da el pistoletazo de salida a las compras de Navidad.
La mejor manera de comprar de manera inteligente este viernes negro  es ser metódico y evitar la compra impulsiva. Por ello, si sigues estos pasos lo tendrás más fácil para hacerte con los mejores descuentos.

Desde EduConsumo te damos algunos consejos:

Haz una lista de compra

Lo primero debería ser la elaboración de una lista con aquellos productos imprescindibles que necesitas comprar, renovar o regalar.

Fíjate un presupuesto

Actuar con la cabeza fría y no dejarse llevar por la avalancha de ofertas. Por ello, suele ser una buena idea fijarse un techo de gasto y no sobrepasarlo.

Compara precios

Deberías hacerlo desde ya para saber en qué rangos se mueven los productos que buscas. Visita las tiendas y  utiliza los comparadores online.

Junto al precio rebajado siempre tiene que figurar o el precio original o el porcentaje de la rebaja (o las dos cosas).

Aunque sean rebajas, las garantías son las mismas de siempre: recuerda que si compras en persona solo están obligados a devolverte el dinero si lo que compras tiene algún defecto de fábrica. Si te arrepientes o te equivocas (unos zapatos que te van pequeños, una prenda que no te gusta) las tiendas NO están obligadas a devolverte nada (aunque muchas tienen políticas de devolución con las que si devuelves el producto te dan un vale por el mismo precio para gastar en esa tienda).

Los productos rebajados tienen que tener la misma calidad de siempre: la norma no permite que se vendan como rebajados productos defectuosos.

Durante unas rebajas, la tienda puede aplicar algunas condiciones especiales (no aceptar pago con tarjeta, cambiar su política de devoluciones…), pero deben anunciarlo clara y visiblemente para que todos los clientes lo vean.

El tique o factura es lo que necesitas para reclamar: consérvalo.

Están obligados a darte una Hoja de Reclamaciones si la pides. Debes rellenarla en 3 copias: una para ti, otra para ellos y una tercera que deberás presentar en la Oficina de Consumo.

En las compras por Internet tienes 14 días para arrepentirte y devolver el producto sin dar explicaciones: tendrán que devolverte todo lo que pagaste. Si vas a pagar online, lo mejor es una tarjeta prepago, una tarjeta de crédito o Paypal. Evita hacer transferencias bancarias si no te fías plenamente del vendedor.

Cuidado con el  email

A medida que las ventas online crecen, el riesgo de notificaciones falsas y correos phishing también se incrementa. Aunque el malware es un riesgo que se mantiene latente durante todo el año, teniendo en cuenta que muchos usuarios realizan sus compras del Black Friday a través de la red, los consumidores son más propensos a pulsar en un enlace de una notificación de envío o email que contiene phishing.

 Investiga la empresa

Siempre es necesario investigar si la empresa con la que se está llevando a cabo la  operación es real y trabaja legalmente.

Realiza una búsqueda online para ver si hay alguna noticia reciente sobre algún riesgo. Además, dirígete a la página principal para asegurarte de que es auténtica. Y por último, en lugar de hacer click en un enlace de un correo electrónico para un acuerdo comercial, visita el sitio web directamente.

Seguridad en el pago

También se recomienda revisar los protocolos de seguridad del portal donde se va a comprar a la hora de realizar un pago. Si tenemos dudas, mejor no comprar nada a través de él.
Los buenos sitios ofrecen varios métodos de pago e información clara sobre el procedimiento de compra. Se recomienda comprar con cuentas como por ejemplo PayPal, que tiene políticas de devolución de dinero y reglas claras.

 Analiza las aplicaciones

Si vas a realizar compras a través de alguna aplicación, se recomienda revisarla para asegurarte de que no se está instalando en tu dispositivo algún software malicioso. Para esto conviene descargarse apps sólo desde una tienda oficial y no desde un tercero.
En este sentido, si las solicitudes de aplicaciones piden demasiados permisos, no las descargues. Podrían estar solicitando acceso a información privada de tu teléfono y, sin duda, más información de la que realmente se necesita para instalar esa herramienta.

Cuidado con el banco

La gente gasta mucho más dinero durante estos días que durante el resto del año. Los cibercriminales se aprovechan de esto para timar con mucha más facilidad a los consumidores. Es importante que te comuniques con tu banco siempre a través del número o página oficial para que sepas que es el verdadero.

Devolución del producto

Cualquier página que se dedique al comercio electrónico debe contar con una buena política y un procedimiento acorde con la legislación vigente para las devoluciones. Si no lo tiene, desconfía. Tampoco está de más buscar el teléfono que debe aparecer en la página para comprobar que el negocio es real y existe una atención al cliente.

Prudencia: no hay que volverse loco

Decir que hay que tener cabeza con lo que se gasta en el black friday  puede parecer una obviedad, pero es una recomendación que no se puede perder de vista. Para que la lluvia de grandes descuentos no se nos escape de las manos ni del bolsillo  es muy importante fijarse un presupuesto máximo antes de realizar alguna compra. Y si a esta previsión de gastos se suma contar con una lista de los artículos que queremos adquirir, el resultado será, sin duda, satisfactorio.

Autor: Educonsumo

Compartir este Post en
468 ad