Los Reyes Magos no tienen perfumes falsos

perfumePistas para saber si un perfume es falsificado

1- La forma del recipiente es la pista clave. El cristal es de una sola pieza y liso. Si pasas la mano y notas ciertas irregularidades en los bordes, estás ante una falsificación.

2- La forma de la base: El fondo en un perfume original es perfecto. En el de la imitación existe cierta ondulación. Eso se comprueba palpando el frasco.

3- Fijarse en el tubo dispensador: En imitaciones este es mucho más largo de lo normal, y por tanto suele estar ondulado.

4- El estuche: Suelen tener más consistencia los originales simplemente por la calidad del cartón.

5- El envoltorio del estuche: El plástico que suele envolver a estos estuches presenta un plegado perfecto, manteniendo la uniformidad con la caja. Sin embargo, en una falsificación podemos encontrar innumerables dobleces, y hasta en algunas la ausencia del propio plástico.

6- Las etiquetas y el interior: Por ley los fabricantes deben detallar los ingredientes del producto. Aparecen en el etiquetado del frasco o en un librito en su interior. Además deben lucir un código de barras, un número de lote y otro código con el que se controla el recorrido del paquete.

7- La prueba de las burbujas. Coge el frasco de colonia y agítalo. Se formarán burbujitas que deberán desaparecer rápidamente. Si no se van en diez segundos es probable que estés ante una falsificación.

8- El color y el olor del perfume: El color es un detalle con el que se puede salir de dudas. Otro aspecto es el olor, el cual dura ostensiblemente menos que un perfume original.

9- Las grandes marcas de perfumes no permiten que sus productos lleguen a los mercadillos. En estos entornos es habitual que lo que te enseñen sí que sea un frasco de perfume original, pero lo que luego meten en tu bolsa es una falsificación.

10- Detrás de los perfumes falsos, hay redes de explotación laboral que pueden recurrir a mano de obra infantil y que en ningún caso pasan controles de ningún tipo.

11- La información de un perfume legal la tienen los Centros de Toxicología, pero nadie sabe exactamente qué puede llevar un perfume falso. Al comprar una falsificación, el consumidor se expone a demasiados riesgos (y se queda sin ninguna garantía).

Autor: Educonsumo

Compartir este Post en
468 ad