El Constitucional anula el impuesto de plusvalía si la casa se vende con pérdidas

PLUSVALIA

El Constitucional dice que  el Impuesto Municipal de Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como impuesto de plusvalía municipal de los inmuebles,  solo  se habrá que abonar si existe incremento de valor de los terrenos.

Nadie deberá pagar la plusvalía municipal cuando la venta de una vivienda le haya generado pérdidas.

El Tribunal Constitucional se pronunció el pasado jueves 11 de mayo en pleno sobre el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos Urbanos (IIVTU o plusvalía municipal)

“El Tribunal considera que el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana vulnera el principio constitucional de capacidad económica en la medida en que no se vincula necesariamente a la existencia de un incremento real del valor del bien, “sino a la mera titularidad del terreno durante un periodo de tiempo”, señala el Alto Tribunal en un comunicado.

La sentencia no supone la supresión del impuesto, ya que quienes vendan una vivienda y obtengan una ganancia con la transacción, deberán abonarlo

Lea la sentencia completa

 

Hasta ahora, quien vendía un piso a pérdidas tenía que pagar al ayuntamiento correspondiente el citado impuesto, aunque dicha transacción le hubiera provocado pérdidas.

 ¿Por qué? El IIVTNU grava el incremento del valor del terreno generado en el momento de la transmisión de un inmueble, hasta un periodo máximo de tenencia de 20 años. Sin embargo, para calcular el importe a liquidar por este impuesto, se tienen en cuenta únicamente el valor catastral del suelo del inmueble en el momento de la venta y los años que haya estado en manos del propietario. Una metodología que acaba mostrando que siempre existen plusvalías, independientemente de que el valor real del terreno no se haya incrementado. Es decir, el sistema de cálculo de este impuesto presupone que el precio de la vivienda siempre sube.

Cómo reclamar

  1. Primero hay que  pagar el impuesto y después reclamar
  2. Hay que presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución del impuesto ante el Ayuntamiento al que se pagó el impuesto, incluyendo la cantidad que éste debe reembolsar
  3. Si la resolución no es favorable, se tendrá que acudir a la vía administrativa para reclamar la cantidad pagada
  4. Si no se obtiene una resolución  favorable, el afectado puede iniciar el procedimiento judicialy presentar un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia que le corresponda.

Documentación necesaria

  1. La escritura pública o el documento oficial en el que conste el acto jurídico que ha dado lugar al devengo del impuesto.
  2. La referencia catastral del bien y el valor catastral del mismo tanto al momento de adquisición como al de la retribución del impuesto.

Autor: Educonsumo

Compartir este Post en
468 ad