Pon a punto las instalaciones de gas

gas

Con la llegada  del  otoño muchos hogares  empiezan a encender sus calefacciones, desde EduConsumo les damos algunos consejos  para evitar las  incidencias que suelen surgir con ocasión de la puesta en marcha de la calefacción: fallos en las calderas o calentadores, radiadores que no calientan, fallos en el agua caliente etc.

Inspección de las instalaciones de gas

  • Cada 5 años (4 en el País Vasco).
  • ¿En qué consiste? Se revisa el funcionamiento y la estanqueidad del contador, las tuberías, las llaves y gomas y el estado de conservación.
  • ¿Quién lo hace? La empresa distribuidora del gas, debe comunicar 3 meses antes que se ha de realizar la inspección. El consumidor, si lo desea, puede contratar su propia empresa habilitada para ello. Si la distribuidora no recibe la documentación enviará, como se ha hecho siempre, su propio personal para realizar esta inspección, de la que tendrá que avisar unos días antes.
  • ¿Quién lo controla? Las propias compañías distribuidoras deben velar por que se efectúe la revisión.
  • ¿Cuánto cuesta? Se cobran dos conceptos. Por un lado, los gastos de gestión de la distribuidora que son fijos (15.49 euros) y hay que pagar siempre. El segundo es la inspección en sí misma. Si hemos optado por nuestra propia empresa, el precio será el acordado con ella. Si hemos optado porque lo realice la distribuidora, el precio es el regulado por la comunidad autónoma.
  • ¿Cómo se paga? La inspección se paga siempre a través de la factura de gas de nuestra compañía comercializadora. Aunque hayamos contratado a nuestra propia empresa, el pago siempre lo tiene que gestionar a través de la distribuidora, que posteriormente se lo pasa a la comercializadora. Por eso hay rechazar siempre pagar al técnico que va a hacer una inspección de la instalación de gas canalizado.

Consejos

  • La inspección tiene que anunciarse por carta y habrá carteles anunciándola con al menos 5 días de antelación.
  • Si no se pudiera realizar la visita por encontrarse ausente el usuario, el distribuidor tiene que indicar la fecha de una de una segunda visita.
  • No dejes entrar en casa a nadie que no esté identificado.
  • No pagues nunca a quien realiza la inspección (lo pagas en la factura del gas).
  • En caso de que se detecten anomalías, habrá que corregirlas (o en el momento o más adelante). Si las anomalías no pueden arreglarse en el momento, se interrumpirá el suministro y se precintará la parte de la instalación afectada.

Revisión de calderas y aparatos térmicos

  • Calentadores de agua (hasta 24,4 kW): cada 5 años.
  • Aire acondicionado (hasta 12 kW): cada 4 años.
  • Calderas de gas: cada 2 años.
  • Otras calderas (gasóleo, pellet…): todos los años.

Aunque si el fabricante lo especifica en el manual de mantenimiento, puede reducir el tiempo entre cada revisión de la caldera.

  • ¿En qué consiste? En revisar que el funcionamiento del equipo es correcto, asegurando su eficiencia energética, durabilidad y seguridad.
  • ¿Quién lo hace? Fabricantes de calderas y compañías comercializadoras de gas venden un servicio de mantenimiento que incluye la revisión. Si no quieres tener este servicio, que cubre en parte las posibles averías, puedes contratar por tu cuenta la revisión con un profesional independiente.
  • ¿Quién controla? Deberían hacerlo las comunidades autónomas.
  • ¿Cuánto cuesta? El precio de la revisión es libre, pero ten en cuenta que a partir de 90 euros hay fabricantes que ofrecen esta revisión dentro del contrato anual que incluye también las posibles averías que surjan (mano de obra). Las compañías de gas ofrecen estos servicios de mantenimiento por un importe mayor, aunque en ocasiones es más completo. Si vas a solicitar solo la revisión, consulta con varios profesionales.

Precaución ante   los ” FALSOS REVISORES DE GAS”images (1)

Los «falsos revisores del gas» suelen hacerse pasar por técnicos de la compañía del gas para poder acceder a las viviendas, en otras ocasiones dicen venir de parte del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma. Una vez en el interior simulan realizar una inspección de gas y posteriormente tratan de cobrar en ese mismo momento (en efectivo o a través de tarjeta de crédito) el coste de la inspección.

En muchos casos simulan que la instalación tiene un defecto grave (inventado) y tratan de cobrar precios desorbitados por la reparación. En ocasiones, hacen firmar al cliente una serie de documentos que hacen pasar por partes de trabajo o actas de inspección/revisión, pero en realidad lo que firma el cliente es un contrato de mantenimiento sin que éste sea consciente de ello.

Si el usuario pone reparos, alega que «ya tiene la inspección pasada» o se resiste a reparar el defecto o a pagar, se incrementa la presión indicando que se trata de una normativa nueva y que lo que el usuario tiene «no vale», que de no acceder al servicio se pone en grave riesgo su seguridad, que tendrán que cortar el gas, o incluso que serán objeto de sanciones económicas por parte de la Administración.

No dejes entrar en casa a nadie que no esté identificado

Autor: Educonsumo

Compartir este Post en
468 ad