“La baja visión tan frecuente como desconocida”

La baja visión es la condición visual que padece una persona con una reducción importante de su visión, que no mejora utilizando una adecuada corrección con gafas, lentes de contacto e incluso acertados tratamientos farmacológicos o cirugía, y que por ello sufre dificultad o incapacidad para realizar algunas tareas de la vida cotidiana.

Son muchas las causas que originan baja visión, en su mayoría enfermedades oculares (Degeneración Macular, Glaucoma, Retinopatía Diabética, Retinosis Pigmentaria, Miopía Magna, …), pero también accidentes, lesiones neurológicas, malformaciones congénitas, enfermedades infecciosas, etc.

Por ello, no existe una sola forma de ver con baja visión, sino que son muchos los síntomas que de forma unitaria o mixta la producen (visión borrosa, visión parcheada, deslumbramiento, ceguera nocturna, visión en túnel, pérdida de contraste, alteración en la visión de los colores, …).

Se considera que un paciente tiene baja visión cuando tras la mejor corrección óptica, su agudeza visual es menor de 0,3 en el mejor de los ojos, o un campo visual inferior a 20 grados.

Síntomas de la baja visión

Es necesario realizar un examen ocular completo para diagnosticar las causas de la baja visión. Las personas con baja visión pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de visión central
  • Ceguera nocturna
  • Pérdida de visión periférica
  • Visión borrosa
  • Visión poco definida

Más información: http://www.esvision.es/retina-asturias/

Entrevista en Onda Cero Torrelavega de Ángeles P.Flor a Jesús Delgado, delegado de Es Retina Cantabria

Autor: Educonsumo

Compartir este Post en
468 ad