Tus derechos

Derechos del consumidor y usuario

Con la promulgación de la Constitución de 1978, la protección de los consumidores y usuarios se convierte en un principio básico que obliga al Estado asegurar a los ciudadanos sus derechos y libertades en este ámbito. Así, en su artículo 51 se ordena a los poderes públicos que:

  • Garanticen la defensa de los consumidores y usuarios.
  • Protejan su seguridad, salud e intereses económicos.
  • Promuevan la información y la educación de consumidores y usuarios.
  • Fomenten las organizaciones de consumidores y usuarios y las oigan en lo que pueda afectar a éstos.

Esta disposición constitucional está desarrollada, actualmente,en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (B.O.E. núm. 287, de 30 de noviembre).

La protección de los derechos de los consumidores y usuarios está respaldada fundamentalmente por este Real Decreto y por las normas de protección del consumidor promulgadas por las Comunidades Autónomas en función de sus respectivas competencias; todo ello sin perjuicio de otras normas de carácter sectorial que regulan productos o servicios concretos.

DERECHOS BÁSICOS DE LOS CONSUMIDORES

  1. a) La protección contra los riesgos que puedan afectar su salud o seguridad.
    b) La protección de sus legítimos intereses económicos y sociales; en particular, frente a la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos.
    c) La indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios sufridos.
    d) La información correcta sobre los diferentes bienes o servicios y la educación y divulgación para facilitar el conocimiento sobre su adecuado uso, consumo o disfrute.
    e) La audiencia en consulta, la participación en el procedimiento de elaboración de las disposiciones generales que les afectan directamente y la representación de sus intereses, a través de las asociaciones, agrupaciones, federaciones o confederaciones de consumidores y usuarios legalmente constituidas.
    f) La protección de sus derechos mediante procedimientos eficaces, en especial ante situaciones de inferioridad, subordinación e indefensión.

Cómo ejercer sus Derechos de Consumidor

La mejor protección de nuestros derechos es la prevención. Para ello es preciso que, antes de adquirir un producto o servicio, nos cercioremos de que estos reúnen las características que necesitamos y de que las condiciones de venta son las adecuadas. El etiquetado del producto y la publicidad son dos fuentes de información inicial básicas acerca de la calidad, composición, el precio, condiciones y sistemas de pago. Esta información debe ser más exhaustiva, si cabe, si decide .hacer su compra utilizando medios electrónicos

Si a pesar de sus precauciones, se produce una vulneración de sus derechos, el primer paso será reclamar ante el proveedor del bien o servicio, cumplimentando, si es necesario, la correspondiente hoja de reclamaciones que todos ellos deben tener a disposición de sus clientes. Si este no atiende su pretensión, usted puede interponer una reclamación para tratar de reparar el daño sufrido, acudiendo a alguna de las siguientes instancias:

  • Reclamaciones ante los organismos de protección del consumidor u organizaciones de consumidores
  • Sistema Arbitral de Consumo
  • Jurisdicción Civil Ordinaria

También puede dirigirse a los organismos de protección del consumidor, formulando una denuncia, en el caso que considere que determinada actuación puede ser constitutiva de infracción, o llegado el caso, formular la pertinente denuncia ante la jurisdicción penal, si entiende que la conducta reviste los caracteres de delito.

¿Quién defiende sus derechos?

Puede acudir a cualquiera de los Organismos Públicos o Privados señalados a continuación:

  • Oficinas Municipales de Información al Consumidor, que existen en numerosos Ayuntamientos.
  • Direcciones Generales de Consumo de las Comunidades Autónomas.
  • Asociaciones de Consumidores y Usuarios.
  • Juntas Arbitrales de Consumo.

Y por supuesto a los Tribunales de Justicia.